Skip to content

Sir Tim Berners-Lee y sus mandamientos

24/octubre/2009
Tim Berners-Lee en el Web 2.0 Summit. (Foto: Rafe Needleman/CNET)

Tim Berners-Lee en el Web 2.0 Summit. (Foto: Rafe Needleman/CNET)

Cuando Sir Timothy Berners-Lee, el inventor de la World Wide Web y  el lenguaje HTML, ingreso a la sala para la entrevista final en la Web 2.0 Summit, la audiencia se puso de pie y lo apludió con gran entusiasmo.

Fue entrevistado por Tim O’Reilly, el público escuchaba a Berners-Lee no sólo por su perspectiva, sino también por su orientación. A continuación se detallan ocho directivas que se deben preservar para que la web siga funcionando.

No imponer leyes especiales a la Web: Las leyes no se hacen para la tecnología sino para la gente. Como la web es una plataforma para la comunicación de los seres humanos, deben regir las mismas leyes que aplican a todas las otras relaciones interhumanas.

Acostumbrarse a tolerar errores: en una escala global es imposible asegurarse que todo funcione como se hace en ámbitos pequeños. Por lo mismo -le dijo a O’Reilly- el error 404 fue uno de los inventos críticos para el funcionamiento de la Web.

Si quieres masificarte, regálalo: si hubieran cobrado por la web, hubieran salido otros protocolos a competir y ahora tendríamos una maraña de redes que no necesariamente hablarían entre sí. “Queríamos una URL para cada página, queríamos la web en todos lados, por eso no pensamos en cobrar”.

Mejor muchas pequeñas empresas que pocas grandes: A Tim Berners-Lee no le hace mucha gracia el protagonismo y masividad de algunas redes cerradas como Facebook, cerradas en el sentido que por ejemplo MySpace no puede interconectarse libremente. Berners-Lee ve la web como un inmenso continente que él regaló al mundo, y en el cual algunas compañías se han tomado extensos paños de terreno y lo han cercado. Pero junto con la preocupación manifiesta la esperanza, y dice que siempre un enjambre de pequeñas compañías intercolaborativas podrán derrotar a grandes corporaciones, al menos en teoría, mientras usen protocolos y estándares compatibles y abiertos.

No mezclar diseño con dispositivos: hay que pensar que la Web es un contenido y que infinitos dispositivos actuales y futuros deben poder accederlo. Si diseñas pensando que te leerán con un cierto browser o una cierta resolución, tu contenido no sobrevivirá a los cambios tecnológicos.

El contenido es una aplicación: gracias a HTML5, que para Berners-Lee es una plataforma más que un formato de documento, las páginas empezarán a alojar widgets, video, sonido, y al final acceder a un sitio y correr una aplicación de escritorio van a ser experiencias similares, por lo que hay que pensar desde ya que lo que construimos es una aplicación, no un simple sitio web.

Forjar Confianza: lo único que impide a las aplicaciones web despegar y superponerse a las clásicas aplicaciones de escritorio es la confianza. Berners-Lee no tiene la solución para derribar el muro de incertidumbre que las grandes empresas enfrentan (a veces con razón) a la hora de usar la Web como plataforma para correo, ofimática, calendarización y otros servicios, pero el resolver este desafío es la piedra de tope para dar el siguiente paso.

Hacer la web funcional para más personas: Berners-Lee dice que un 80% de la humanidad podría acceder a la web si quisiera, pero sólo un 25% lo hace. ¿Por qué? A lo mejor no estamos pensando la web para todos, seguimos estancados en la idea de que es sólo para los jóvenes o sólo para la gente con plata o sólo para la gente tech. A estas alturas hay que pensarla como un servicio básico para todos o seguiremos con un enorme mercado que no la usa porque no la entiende, no le interesa o no le ofrece ninguna ventaja para sus tareas diarias.

Estos mandamientos de Berners-Lee deben difundirse para lograr una mejor y mayor accesibilidad a Internet. Si lo dice el creador de la Web… por algo será.

Enlaces:

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: