Skip to content

Arréglalo gratis, incluso si es Windows

24/febrero/2010

Esta es la simpática historia que le ocurrió a John “Maddog” Hall, de cuando resolvió los problemas de un sistema Windows que no arrancaba y además ayudó a su sobrina a ahorrar un poco de dinero en el proceso.

Su sobrina estaba teniendo problemas con su sistema, ya que debido a su trabajo debía ejecutar Microsoft Windows, así que ella decidió llevarlo a un taller de reparaciones para que comprobarán el hardware y ver si algo estaba defectuoso. No se encontró nada malo durante la ejecución del diagnóstico de hardware, asi que llevó el equipo a su casa, pero como este funcionaba lentamente, decidió llevarlo otra vez a la tienda. En el taller le dijeron que a pesar de que habían escaneado el sistema en busca de virus, se recomendaba una reinstalación completa del sistema operativo para “arreglar el problema”, con un coste adicional de 160 dólares. Ellos cobran además por respaldar los datos, y a menos que pudiera demostrar que tenía una copia legítima de Microsoft, ellos también le cobrarían las licencias.

Durante un tradicional encuentro de Navidad, Maddog le dijó a su sobrina que no era un experto en productos de Microsoft, pero que con gustó haría su mejor esfuerzo para recuperar sus datos del sistema y almacenarlos en un dispositivo de copia de respaldo (en su caso, una unidad grabadora de CDs). A continuación, “cepillarían” el sistema buscando los datos de la sobrina y luego estarían listos para la reinstalación del software. También se ofreció a ejecutar una versión “Live” de Linux para probar el sistema y ver si el problema de su equipo era un problema de hardware.

Al utilizar la solución de copia de respaldo que viene con el sistema, parecía que no escribía en la unidad grabadora y que requería un disquete para terminar la copia de seguridad, sin embargo, el equipo no tenía una unidad de disquete. Así que arrancó desde un Live-CD Linux , montó las unidades, encontró los datos y copió los archivos a una unidad flash. El primer paso estaba terminado, y se habían ahorrado más de US$80.

Aprovechando que tenía el Live-CD corriendo, revisó los mensajes de hardware para ver si algún dispositivo de hardware presentaba un mal funcionamiento que pudiera explicar la lentitud. El reporte indicó que todo estaba funcionando correctamente, pero observó que había otra partición en el disco duro principal que indicaba que era una partición con las herramientas necesarias para realizar una “restauración”. Utilizando de nuevo la versión Live de Linux, fue a Internet, y encontró una copia electrónica del manual de hardware original, y leyó que el sistema tenía una “partición de recuperación” en el disco. Todo lo que tenía que hacer era presionar F10 cuando el sistema se iniciaba, y que podría restaurar el sistema a su estado inicial. Como tenía todos sus datos en una copia de seguridad, restauró el software de Microsoft a como estaba inicialmente. Se ahorró los 160 doláres por la reinstalación, además del costo de otro conjunto de licencias de Microsoft.

Pero eso no era todo

La sobrina también había agregado una tarjeta de video con un conector DVI, para poder utilizar dos monitores. Instaló los controladores de software, pero no pudo lograr que la segunda pantalla LCD trabajara. John había intentado todas las configuraciones de software que podía y no lograba que la segunda pantalla funcionara.

Así que arrancó de nuevo Linux, configuro el sistema para multi-pantalla, y miró los mensajes del sistema. Curiosamente, los mensajes indicaban que la tarjeta de video funcionaba, e incluso podía determinar la marca del monitor, pero no aparecía el escritorio. De nuevo en Internet, buscó el manual de la pantalla LCD y siguió las indicaciones. El monitor tenía una serie de botones bajo la pantalla LCD, pero ninguno de los menúes aparecía.

Le dijó a su sobrina que a pesar de que había ahorrado varios cientos de dólares en costos de reparación, parecía que el monitor LCD estaba defectuoso. Se ofreció a terminar de configurar su sistema mediante una pantalla LCD que había traído con él, así que cuando ella tuvierá una nueva pantalla LCD simplemente tendría que conectarla.

Cuando conectó el cable DVI en el monitor, no pasó nada. Comenzó a sospechar, desconectó el cable de la parte posterior de la máquina y cuando iba a conectar el cable observó que el conector DVI tenía una de las púas gravemente deformada. En el otro extremo del cable, observó que dos de las púas estaban juntas así que ambas se conectaban en el deformado conector DVI, lo que hacía que las púas hicieran cortocircuito entre ellas.

Para “re-moldear” el conector, tomó un sujetapapeles derecho, que utilizó para empujar las dos clavijas intentando separarlas y enderezarlas. A continuación, cuidadosamente conectó el cable en el enchufe, y la pantalla LCD se iluminó. Ya que la sobrina nunca llevó los dos monitores a la tienda cuando llevó su sistema, es probable que a los técnicos de la tienda les hubiera tomado mucho tiempo averiguar por qué el monitor no estaba funcionando.

Ahorro total en los costos -en gran parte debido a Linux y su “apertura”- de 400 a 600 doláres.

Cuando alguien pregunta si el Software Libre puede ahorrar dinero, la respuesta es sí, incluso con Microsoft.

Puedes leer el artículo original Fix it for free escrito por el gran John Maddog (PDF).

Moraleja de la historia, siempre hay una forma gratuita de hacer las cosas, sobretodo si tienes a un gurú en Linux a tu lado.

Anuncios
One Comment
  1. Highlander permalink
    24/febrero/2010 5:02 am

    Buena historia!

    el note de mi hermano siempre lo arreglo de esa misma manera cada vez que lo llena de bichos: Live-CD openSUSE para respaldar todo y F10 para restaurar SO de fábrica =)
    De hecho siempre ando con varios LiveCD de varias distros,no cualquier live-CD carga en cualquier tarro, a veces un CENTOS otras un Ubuntu, hasta openSolaris es genial, pero en general prefiero la live de openSUSE para solucionar problemas ajenos.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: